De la calle al escaño

Leer más

PNV y PP se oponen a rebajar el IVA A Productos de higiene femenina y preservativos

Ayer, en el Pleno de las Juntas Generales de Álava presenté una moción, ampliando la que había presentando el Grupo Juntero Mixto Irabazi Ganar Araba (Ezker Anitza IU, Equo) añadiendo algunos epígrafes que parecían imprescindibles porque queremos un IVA al servicio de la gente, menos regresivo y más distributivo, apostando por una estructura de tipos que mantengan en lo posible la recaudación pero que mejoren su impacto redistributivo.

Uno de los puntos era: Iniciar procedimientos para que se aplique el IVA súper reducido a los contraceptivos y los productos de higiene femenina.

De inmediato la atención de la Cámara se fijó y en estruendoso silencio escucharon los argumentos:

Pretendemos terminar con una discriminación fiscal que obliga a las mujeres, por el hecho de serlo a pagar una media de 160€ más cada año y hacer realidad la igualdad proclamada en el marco normativo. (Sorpresa general)

Que las mujeres constituimos casi el 52% de la población, es sabido.

Que las mujeres cobramos menos que los hombres, en torno al 28%. Últimamente lo hacen visible los datos estadísticos. Por aquello de “si no se ve no existe”, (aunque también lo sabíamos). (cabeceos afirmativos por parte de algunas personas)

Que las mujeres tenemos un mayor nivel de estudios y que los hombres y que esta diferencia de capacitación no se refleja en la composición de los diferentes órganos de poder (empresarial, institucional, etc), se evacua con hablar del “Techo de cristal” y dejarlo ahí, como el tiempo, como si nevara o hiciera sol, como si fuera algo ajeno y no consecuencia de un modelo insuficiente, injusto y caro.

Que las mujeres pagamos más porque los productos sean “rosas”, seré generosa y lo dejaré en ingeniosas tácticas comerciales, vamos a pasarlo en la compra responsable, en el libre mercado. Que conste, que unas maquinillas de afeitar-depilar, varía su precio un 40% dependiendo de su color (rosa o azul) y de la sección del supermercado: higiene femenina o masculina. (sonrisas comprensivas y gestos de afirmativos generalizados)

Sólo son 4 muestras de la asimetría social, de la realidad discriminatoria que vivimos las mujeres. Pero que, además, paguemos más impuestos sólo porque el hecho de ser mujeres nos obliga a consumir ciertos productos para poder responder a las exigencias sociales… Insisto: ¿Pero que, además, paguemos más impuestos sólo porque menstruamos? (unos 160€ más al año en realidad)… (gestos de sorpresa e incomodidad. Parece que decir “menstruar” no es aceptable)

Un reciente informe de Emakunde indica que en Álava viven más de 155.000 mujeres en edad fértil (de 15 a 55 años), desde el punto de vista biológico, las mujeres menstruamos 12 o 13 (algunos hombres abandonan el Salón de Plenos, incómodos) veces al año, durante varios días: Aproximadamente, 90 días al año, lo que supone unos 1600 € en productos de higiene femenina etc. al año. El IVA es el 10%  … no sale la llamativa cifra antes citada: 160€ al año que pagamos las mujeres por una ineludible circunstancia puramente biológica.

Sin embargo, esta cantidad significativa en lo individual, se diluye en lo recaudado por este impuesto (IVA) y una reducción al 4% supondría menos de, 0,05% de la recaudación total de este impuesto.

No es facultativo ni prescindible. Sea cual sea nuestro poder adquisitivo, nos vemos obligadas a usar productos de higiene íntima tales como tampones, compresas o salvaslips.

Creemos que es responsabilidad de esta Cámara impulsar la igualdad, como antes he dicho, proclamada en nuestro sistema legal y que no se quede SÓLO en la proclama.

Por otra parte, los contraceptivos, imprescindibles en la prevención de enfermedades de transmisión sexual y del SIDA, también soportan un gravamen superior al de los medicamentos y es sabido que “más vale prevenir que curar” ¿Merece la pena correr el riesgo de aumentar el gasto sanitario, por ahorrar un poco en los ingresos fiscales?

Porque considerar los productos de higiene femenina de primera necesidad, como el pan (4%), y no como el caviar, con el que comparte el tipo impositivo (10%), es una reclamación internacional que ya ha tenido respuesta en Canadá, Francia y Reino Unido, Irlanda y algunos estados de los Estados Unidos. (También hay que decirlo: Bélgica el 21%).

Y aquí?

Periódicamente arrancan iniciativas ciudadana denunciando este hecho o, como la periodista de la Cadena SER y escritora Celia Blanco que en la plataforma “change.org” inició una campaña de recogida de firmas (135.00) para enviar una carta a los candidatos de los Partidos políticos a las últimas Elecciones, responsables de la toma de decisiones.

La Comisión de Igualdad del Congreso ha apoyado el pasado martes 25 de Octubre dos proposiciones no de ley del Partido Socialista Obrero -español (PSOE) y de Eskerra Republicana de Cataluña (ERC) en las que se insta al Gobierno a rebajar al tipo súper reducido de IVA del 4% los productos de higiene íntima femenina y los pañales , con el apoyo de todas las fuerzas políticas excepto el PP

No queremos decir que estas normas, (en este caso el IVA) sean consecuencia de una moralidad determinada que debe salir de su anacronismo para hacer realidad la igualdad de derechos y deberes que el espíritu de las Leyes democráticas proclaman, pero si es necesario, debemos hacerlo.

Y este fue el resultado de la votación: 24 – 26 PNV y PP votaron en contra y PODEMOS, PSOE, EH-BILDU Votamos a favor

En el debate, el PP aludió, como en la Comisión del Congreso, a la “competencia” para no apoyar. Una excusa, como otra cualquiera, para no abordar una injusticia contra el 51,3% de la población alavesa.

El PNV, casualmente, también utilizó el argumento de la “competencia”, pero  en un sentido diferente: no “meterse en competencias ajenas”. Sin embargo, no tuvo ninguna dificultad en apoyar la petición de dimisión del Delegado del Gobierno en Euskadi que, como el IVA es competencia exclusiva del Gobierno.

Conclusión:

Las mujeres, la igualdad, no están en la agenda política. El “postureo”, la condescendencia y la huída las respuestas habituales. Mientras los hombres no reconozcan sus privilegios, poco se puede hacer

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR