De la calle al escaño

Leer más

Ser mujer y Libertad de expresión

Ser mujer es vivir luchando o sometida, siempre, a una colección de normas, costumbres, etc que te privan de la libertad de expresión: en el vestido, en la forma de  ser o la imagen pública. Conjugar la individualidad con formar parte de un grupo social, siendo mujer tiene dificultades añadidas.

Entre la ambición de poder, de mandar, de imponer y la herencia religiosa el 51% de la población nos vemos, sistemáticamente condicionadas a lo largo de nuestra vida.

Empieza desde la infancia con la negación, represión y castigo de toda iniciativa que se aleje de la SU norma. De cualquier iniciativa de rebeldía, de crítica al estereotipo dócil, sumiso y tolerante. Continúa con el control sobre la imagen: modelo corporal, tallas imposibles, torturas depilatorias, anticelulíticas, digestivas o cualquier forma de trasladar la responsabilidad del castigo social a la mujer por rebelarse a unas normas de control (por burkhas o por exhibición).

Y, cuando la mujer es víctima de agresiones, violaciones y abusos, siempre comparte, al menos una parte de la culpa con su victimario.

Este verano olímpico, la coyuntura informativa ha encontrado un tema estrella “El Burkini”. Que como serpiente de verano provoca ríos de tinta.

En 2010 escribía en

Libertad de expresión: pañuelos y nudismo

En 2014 escribía en Libertad de expresión: pañuelos y nudismo

 

Burkha: ¿Prohibido o no?. Yo creo que NO.

1º Estoy en contra del burka, hiyab, nigab, shayla o chador en sí mismo como objetos de represión. Pero en Europa, la tierra de la libertad democrática, defiendo el derecho a usarlo, como defiendo el nudismo como ejercicio de lalibertad de expresión. (y sometido a igual normativa).

2º El uso del pañuelo está extendido en la iconografía cristiana de la que provenimos, desde el folclore a la religión y recomiendo el artículo Islamofobia: Ahora en los cines más cercanos de LEOLO, a quien agradezco la selección de imágenes que he tomado.

FOTO: Propia,  Gasteiz, Dntzari Eguna 08
FOTO: LEOLO
FOTO: LEOLO
FOTO: LEOLO

Sólo queda decir: No tengamos miedo a la Libertad ni a la diferencia.

 

 

 

 

 

Mujeres árabes que llegaron hace 15 o veinte años, que se establecieron, regularizaron su situación, trabajaron y se integraron plenamente. Que siempre habían vestido como las “autóctonas”, de un tiempo a esta parte, se ponen velo para salir a la calle.

Al preguntarle a una de ellas,  me respondió que en su tierra era así y que por eso lo vestía.

Intrigada por la respuesta, comprobé que otras personas habían observado este fenómeno, de que muchas mujeres árabes volvían a usar pañuelo (por lo menos).

Una trabajadora social, me comentó que con el enrarecimiento que estaban sufriendo las relaciones comunitarias en esta ciudad, que con la aparición de gestos racistas, las comunidades se cierran, y las mujeres para ser aceptadas y recibir el apoyo que necesitan de su propia comunidad musulmana, vuelven a vestir pañuelos: Hiyab.

¿Es un reivindicación identitaria o imposición de religiones liberadoras?

Una vez más las mujeres sufren con mayor intensidad las presiones sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies