De la calle al escaño

Leer más

Lo llaman Reforma Fiscal y no lo es

El 15M decíamos “Lo llaman Democracia y no lo es” en referencia a las evidencias de la involución política que gobernaba nuestras vidas (y ahora, seís años después, la situación ha empeorado).
El jueves 2 de noviembre, en pleno “puente de Los Santos” para algunos, las diputaciones forales publicaron en “transparencia” de sus páginas webs (yo aún no lo he encontrado en araba.eus), el acuerdo alcanzado entre PNV y PSE para la Reforma fiscal que ha levantado una muy airada respuesta por parte de la patronal vasca, calificándola de de desincentivadora de de la actividad empresarial y amenazando con la pérdida de miles de empleos.

Y no es verdad lo que dice la patronal:

No es verdad que el Impuesto de Sociedadaes sea el mayor de Europa, porque recauda 900 millones menos que en la media europea.

Se debate sobre el tipo nominal del Impuesto de Sociedads a las grandes empresas: 28% cuando el efectivo, el que pagan en realidad apenas ronda el 16%. Ponen de ejemplo el tipo nominal de Dinamarca: 22%, con menos deducciones  y se olvidan de Francia donde el Impuesto de Sociedades a las Grandes empresas es del 43%.

Para igualar la presión fiscal media del impuesto de sociedades en la UE-28, en la CAPV se han de recaudar 669 millones de euros más al año (…) los datos dejan en evidencia la hipocresía patronal, que repite un discurso victimista en el que parece que las empresas pagan en Euskal Herria más impuestos que en ninguna otra parte. “Eso es falso, y lo saben. Sucede justo todo lo contrario. La patronal tiene derecho a defender pagar menos impuestos, pero no tiene derecho a mentir”.ELA feb 2017

No es una Reforma Fiscal

Expertos en general lo han calificado de “retoque”. La propuesta apenas contine pequeñas modificaciones que, a pesar de afirmar en la exposición de motivos su pretensión de “conseguir una Álava más moderna, sostenible y competitiva, contribuyendo a un sistema fiscal más justo, progresivo y eficiente” el contenido de las medidas apenas modifican unas Normas Forales que aumentan la desigualdad, el desbocado crecimiento simultáneo de la riqueza y de la pobreza consecuencia de las medidas aplicadas para “salir de la crisis”.

Es un acuerdo entre dos partidos políticos que responde a una coyuntura nacional y regional compleja, pero que, sobre todo, responde a los intereses de una élite de la que no formamos parte la mayoría de las personas.

Supone un avance en un modelo fiscal neoliberal que reduce la presión fiscal, (previsiones de crecimiento 2017: PIB 2,9% recaudación 1,2%).

Esta no es la Reforma Fiscal que necesitamos.

Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social CE 9.1

No es la Reforma fiscal que garantice la prestación de los Servicios Públicos, la eliminación de las listas de espera para residencias, porque se ha satisfecho la demanda y no porque se han modificado los criterios de evaluación o porque se han derivado a residencias privadas-“concertadas” o cualquiera de los eufemismos que quieran utilizar para no llamarlo “privatización”.

No es una Reforma fiscal que prevea la situación de marginación de la mujer. La “pobreza tiene cara de mujer” o la feminización de la pobreza (las mujeres ganan un 25% menos que los hombres) y contenga alguna medida paliativa.

No es la Reforma Fiscal que facilite un verdadero equilibrio territorial,  que el transporte público sea suficiente, que permita apostar por la cultura o ser solidarias de verdad o cualquiera de las decisiones que permitan dejar un mundo mejor para nuestros hijos, que por primera vez desde la II Guerra Mundial, van a vivir peor que nosotras.

No es la reforma fiscal que permita recursos suficientes para garantizar los derechos de las personas, la protección y el acompañamiento en todos ámbitos de su vida.

No es nuestra Reforma Fiscal, porque lleva muchos meses negociándoe con la patronal, excluyendo del debate a resto de los agentes sociales

Y esta reforma Fiscal no sólo no contiene ni una sola medida paliativa, sino que obra en su contra.

Es una reforma, gatopardiana, “que parezca”, para que nada cambie. Para que los recursos públicos sigan siendo insuficientes y poder aasí privatizarlos.

Para que la presión fiscal siga siendo inferior a la media europea: 8 puntos por debajo de la media europea, porque las rentas del trabajo sostenemos y los impuestos indirectos (los más injustos) sostenemos más del 80% del total de los ingresos, porque las rentas del capital pagan menos impuestos que las del trabajo, porque el 65% de las empresas declaran no tener beneficios,

“El peso de las rentas de trabajo en la riqueza ha bajado durante la crisis. En total, la clase trabajadora de Hego Euskal Herria ha perdido 1.582 millones de euros en los últimos cinco años (992,8 millones en la CAPV” ELA 04 2017

 

En la CAPV los impuestos pagados por las rentas de trabajo han crecido un 13,8% desde 2007 mientras que los que pagan las rentas empresariales y del capital han caído un 44,3%. Llama la atención la caída de la recaudación procedente del Impuesto sobre Sociedades, que ha pasado de 2.034 millones en 2007 a 1.002 en 2016.

Las rentas de trabajo suponen el 92,2% de la renta declarada en el IRPF. La renta media declarada en este impuesto por las rentas de trabajo es de 26.509 euros, prácticamente el doble de lo que declaran quienes tienen actividades empresariales o profesionales (13.634 euros). Las diferencias se han incrementado en los últimos años.

El tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades (es decir, qué parte de los beneficios declarados va a pagar este impuesto) es del 16,2%, muy inferior al tipo nominal. Las empresas que tributan según la normativa vasca tienen un tipo efectivo inferior al de las empresas que tributan con la normativa estatal ELA 10 2017

El PNV y el PSE han perdido una oportunidad de de cuidar a las personas, para afianzar el crecimiento de la pobreza y de la riqueza y de cumplir la CE. Pero, como dice la fábula del escorpión y la rana: “está en su naturaleza”.

Ignacio Zubiri: “Es muy osado llamarlo reforma fiscal; como mucho se queda en apaño” (audio)

“es muy osado llamar a este acuerdo reforma fiscal; como mucho la cosa se queda en un apaño y, en todo caso, no es la reforma fiscal que necesita el País Vasco”. El catedrático de Hacienda Pública de la UPV señala que lo que hace la reforma es rebajar el IRPF a algunos contribuyentes, “fundamentalmente para los ahorradores que invierten en determinados fondos y en nuevas empresas, y también para algunos que vienen a trabajar al País Vasco y, en el caso del Impuesto de Sociedades, no le suben el Impuesto a nadie; lo que hace es retrasar la aplicación de algunos beneficios”.
Ignacio Zubiri señala, asimismo, que “no es cierto que al bajar el tipo del Impuesto de Sociedades, se vaya a crear empleo” porque -añade-: “quién se va a creer que porque se baje el Impuesto de Sociedades se van a poner a contratar a trabajadores y a vender más” I.Zubiri en Cadena SER.

MÁS INFORMACIÓN:

 

FOTO PORTADA: pixabay.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies